“Las caras de la Bienal”, reportaje de Nazaret Espinal

bnav28

COMENTARIO INTRODUCTORIO: A finales de julio y principios de agosto, la periodista Nazaret Espinal, de Diario Libre, nos contactó para escuchar nuestra opinión sobre los acontecimientos relacionados a la vigésimo octava Bienal Nacional de Artes Visuales. Era intención también contactar a los organizadores del evento, sumados al equipo coordinador de “De mano con la Bienal”, pero esto primero no fue posible, por una serie de razones. El reportaje no pudo salir en Estilos, razón por cual solicitamos a Nazaret que nos lo enviara para publicarlo en el blog de El Arañazo, dado que consideramos importante su publicación y difusión, lo cual hacemos en este post. https://elaranazo.wordpress.com/2015/08/31/las-caras-de-la-bienal-reportaje-de-nazaret-espinal/

Las caras de la Bienal  

Pensar en arte nos hace evocar de inmediato lo sublime, lo bello, lo armonioso… y es cierto. Pero a veces, allí también se encuentra el caos, y no necesariamente para estropear la obra, quizás mas bien, para enriquecerla. De eso se trata esta historia: de hacer un recorrido por los recovecos hallados en la 28va Bienal Nacional de Artes Visuales.

Por Nazaret Espinal

El pasado domingo 16 de agosto, no solo conmemorábamos el 152 aniversario de la Restauración de la República. También fue el día escogido por el Ministerio de Cultura y el Museo de Arte Moderno (MAM), conjuntamente con el Comité Organizador, para dar apertura a la 28 Bienal Nacional de Artes Visuales, dedicada al reconocido artista visual dominicano Fernando Peña Defilló.

Al parecer, la fecha se convirtió en una jugarreta del destino, y con su aire de revolución, llegó para destapar ciertas inconformidades surgidas entre los mismos artistas con la actual organización de dicho evento cultural que tendrá como fecha límite el 17 de noviembre del año en curso.

El desacuerdo fue tal, que varios artistas decidieron tajantemente no formar participar sometiendo sus obras en esta edición de la Bienal (alguno de ellos ganadores en ediciones pasadas, como es el caso de Joiri Minaya, quien recibió el Gran Premio por su video “Metonimia” y su performance “Satisfecha” en 2013).

Para unir sus fuerzas, crearon el grupo De mano con la Bienal. Comenzó con “Los 12”, formado por Fermín Ceballos, Mónica Ferreras, Sayuri Guzmán, Pascal Meccariello, Citlally Miranda, Jochi Muñoz, Raquel Paiewonsky, David Pérez ‘Karmadavis’, Jorge Pineda y Belkis Ramírez. A ellos, rápidamente, se unieron otros tantos. Abrieron una página en Facebook a través de la cual ventilaban su postura y reclamos. El principal: la manera en la que el Comité Organizador manejó las bases del evento.

Conversamos con algunos de los miembros de De mano con la Bienal, para conocer en qué basaban su decisión y ésta fueron sus consideraciones. Es necesario hacer la salvedad que cada uno de ellos, independientemente de ser miembros de este grupo, hacen un comentario particular, que podría no corresponder con lo que piensen los demás.

Opiniones

Empecemos con Jochi Muñoz, profesor de danza y creador de performance. “Mi decisión de no participar en la actual edición de la BNAV es motivado por el manejo que el Comité Organizador del evento hizo con las Bases del mismo. Una serie de conquistas que se habían logrado después de mucho esfuerzo en bienales anteriores fueron echada por la borda”. Muñoz explicó que las autoridades no supieron lidiar con las diferencias dadas en el proceso de revisión de las Bases. “Las autoridades del Ministerio de Cultura se abocaron en la realización de un llamado Foro Consultivo para repensar la Bienal, en donde debieron estar presentes representantes de todas las tendencias de las artes visuales, y tal no ocurrió. De hecho, en mi caso, me enteré de esa celebración tras varias semanas de haberse realizado”.

Según el artista, excepto por “uno o dos”, los convocados fueron personas que, de una forma u otra, “los organizadores sabían que podían contar con su beneplácito para modificar las Bases, ya que no estaban conformes con los resultados de las premiaciones dadas en ediciones anteriores del evento”. Afirma que su protesta la hace desde fuera porque “cuándo uno decide participar en un evento, eso significa que se aceptan las Bases tal cual son, y punto”.

¿En qué aspectos difiere con el actual Comité organizador? Su respuesta es directa: “En la visión que tienen sobre lo que debe ser una Bienal”.

El artista dice que erróneamente miembros del Comité y simpatizantes con éste, han señalado que los que se oponen a estas nuevas bases no le dan la importancia que tienen a los medios tradiciones como la pintura, la escultura, el dibujo… “Nada más lejos que eso. Muchos de los que cuestionan las actuales Bases son artistas que realizan su obra teniendo como soporte, precisamente, esos medios señalados. ¿Entonces, van a hablar en detrimento de los mismos?”, afirma.

“Hoy día tenemos diferentes visiones del arte; nuevos elementos; nuevas técnicas; nuevos modos de hacer las cosas… nuevos lenguajes, que años atrás ni pensábamos que pudieran prender en nuestro patio, y prendieron, ¡y muchos quedaron desconcertados!”

Un cambio

Para Alexéi Tellerías, periodista, performero, gestor cultural y poeta, lo que ha pasado con esta Bienal es una lucha entre lo moderno, lo vanguardista y lo contemporánea, versus el arte que se resiste a dialogar con las nuevas formas. “Se habla de proteger la pintura, pero hay decenas de concursos de arte solo orientados hacia las artes “plásticas”. Hay centenar de coleccionistas de pinturas dominicanas. ¿En qué momento ha estado en peligro la pintura dominicana?”, refiere. Sus intenciones van a favor de que la Bienal deba dejar de ser un concurso de arte. ¿Qué entonces? una muestra representativa del arte dominicano en general… y que el Estado a través del Ministerio de Cultura y del Museo de Arte Moderno oriente las acciones hacia eso. “Que el hecho de ser seleccionado sea el premio y crear otra plataforma distinta como concurso de arte”, explica.

En el mismo tenor del cambio se anota Jochi Muñoz, incentivando a que la BNAV sea una plataforma “para que los artistas profesionales, que trabajan de modo permanente, la utilicen para exponer las piezas fruto de sus búsquedas personales de los años recientes. Esto va a permitir que la Bienal sea tomada como un termómetro de cómo está el desarrollo de las artes en la actualidad. Pero para que esto sea posible, el artista debe tener total libertad en su proceso creativo, y tener la certeza de que su pieza no va a ser rechazada por pruritos de contenidos en unas bases que limitan, precisamente, la investigación y la creatividad”.

Una tercera postura

El gestor cultural, crítico de arte, escritor y ex director de la Cinemateca Dominicana Carlos Francisco Elías reconoce las fallas de la Bienal y a, a su vez, hace una crítica constructiva a los artistas de De mano con la Bienal.

Según supe, usted apoyaba el grupo De la mano con la Bienal, pero luego desistió. Me gustaría saber las razones y por qué tampoco está de acuerdo con las líneas de esta edición de la Bienal. 

Desde el 14 de junio, la dinámica del grupo cambió. Desde entonces han perdido un tiempo precioso en la expansión de sus ideas, aunque siguen recibiendo adhesiones en su portal. Mi criterio es el siguiente: cuando usted decide enfrentar un poder, su base de apoyo es lo colectivo (no lo selectivo), porque al margen de los reclamos justos de De Mano con la Bienal, hay otros planteamientos de base que fueron ignorados: el valor popular de ese evento que vuelvo a repetir no es propiedad del Estado ni del Museo de Arte Moderno, cuya dirección es nula, complaciente y acrítica. En cuanto a De mano con la Bienal, quizás repiquen gloria luego de los premios, pero ya el historial será otro y  tienen un reto: ser públicamente autocríticos para avalar credibilidad, eso pienso y reflexiono.

¿Dónde considera está el “error” de la Bienal? 

Desde hace varias Bienales, el valor popular de la misma, sus niveles de participación y el sectarismo burocrático le que quitado su encanto. La Bienal como expresión artística y colectiva, no tiene horizonte nacional, no es la gran fiesta cultural del país, es un ejercicio de burócratas que cumplen con un empleo. Luego pasión real para expandirla y que el pueblo la haga suya, no existe. Ese es el error básico. En esta edición, artistas de partido han intentado callar la boca a otros artistas, ese es otro error.

 

La opinión de Joiri Minaya, artista dominico-estadounidense

 “Decidí no participar en esta bienal porque no estaba de acuerdo con las bases, me parecían autoritarias y retrógradas. Sigo mencionando que no le veo sentido a limitar una pieza de video arte a seis minutos, cuando un alto porcentaje de la historia del video arte no cabría en esta limitación, que no tiene que ver ni con la infraestructura del museo, ni con limitaciones de equipo o de almacenamiento, ni con nada verificable: es realmente lo más medalaganario de las bases. Esto es sólo un ejemplo pequeño de un sistema grande: una cosa es tener una ideología o actitud convencional y conservadora, otra cosa es ser autoritario, cerrado y sin ganas de dialogar ni avanzar. Lo primero lo respeto pero no quiero ser parte de lo segundo. Todavía leo opiniones de gente de mucho renombre que justifica que los cambios de esta bienal eran necesarios y esenciales porque ´en la bienal pasada no se reconoció la pintura´. Porque la pintura, una de las técnicas más establecidas a nivel comercial, más reconocidas a nivel cultural, y más enseñadas en las escuelas de arte dominicana no se podía perder una bienal en la historia. No participé en esta bienal porque dividir los premios por técnica y la idea de que la pintura está por encima de otras manifestaciones de arte es incongruente con mi práctica multidisciplinaria. Siboney, una obra premiada en el XXV Concurso de Arte Eduardo León Jimenes, era performance, video arte y pintura: ¿qué etiqueta le pondrían a una pieza así? Actualmente estoy haciendo una página web como parte de una pieza interactiva: ¿cómo se clasifica eso?

Tengo piezas que caben perfectamente en sus limitaciones, pero decidí no participar por apoyar con mi arte una iniciativa que encontré revolucionaria y que creo que es más importante que una exhibición o la posibilidad de un premio. De la mano con la Bienal fue excepcional en su forma de organizarse, en su carácter inclusivo y democrático y por haber surgido antes y no después de los premios. Aunque espere ver los cambios que esta iniciativa pueda inspirar en la próxima Bienal, espero con más ansias ver como este grupo, en vez de estancarse o disolverse, sea una base para crear nuevos modelos, estructuras, plataformas e iniciativas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: